viernes, 2 de abril de 2010

REINOS BIOLOGICOS

Desde la década del setenta se distingue procariontes (moneras) y eucariontes (protistas, hongos, plantas y animales). Ya hemos empleado esa clasificación muchas veces con los cinco reinos. No sabemos a ciencia cierta cuáles de ambos existieron antes. Todos los procariontes modernos tienen una característica de simplicidad, que no sabemos si es casual o resultante de una tecnología avanzada: sus genes no están fragmentados. Esto significa que no están interrumpidos por mensajes mudos. En cambio los eucariontes siempre tienen genes fragmentados, lo cual es más cercano a lo que uno imagina para una información bruta, sin pulir. Ciertamente que los procariontes no necesitan maquinaria para pulir esa información, por lo que, desde ese punto de vista, son más simples. Pero sobre todo debemos fijarnos, Chou, en la información, en el dictador, no en los detalles de segunda prioridad. Los procariontes modernos, sin genes fragmentados, encabezan el listado de los reinos. El nombre de su reino es el de reino de las moneras. Su estudio es más sencillo, tienen menos cosas, pero parte de esa sencillez parece un real logro de la evolución. Es como señalar con poca agudeza que los virus o los plásmidos conjugativos son elementos vivientes primitivos. Al contrario, son bien modernos, se especializaron brillantemente en ser de tamaño pequeño, de tal forma de poder medrar como parásitos de las células vivas, que necesariamente debieron estar antes. El oficio, la profesión, el nicho de los virus y de los plásmidos consiste en vivir a costa de las células que parasitan o ayudándolas inclusive, a sobrevivir favorablemente. No tenemos argumentos valederos para decir que sencillez implica primitivismo. La búsqueda de esta sencillez moderna y orientada fuertemente, no es un regresión sino que es un avance vital, análogo al de la búsqueda de la complejidad biológica. Esta novela de misterio tiene laberintos con apasionantes bifurcaciones. El caso general, sin embargo, es el avance biológico ligado a la creciente complejidad. Los procariontes no tienen ni genes fragmentados ni cromosomas en un núcleo. Tienen otras formas para sus genes, que pueden ser múltiples y muy distintas. Los detalles son estrictamente de biología molecular y no los introducimos a esta altura.

1. MONERAS

2. Absorción, fotosíntesis, quimiosíntesis (se excluye la ingestión)
3. de procariontes (genes sin fragmentar, unificados)
4. Algunos tolerantes al oxígeno, otros intolerantes
5. Asexual con algunos casos de recombinación
6. Flagelos, Endosporas
7. Mucopéptidos

Reino Protista

El Reino de las Protistas está formado por microorganismos unicelulares eucariotes, filamentosos o coloniales, unos pueden realizar la fotosíntesis y otros son heterótrofos (pueden consumir otros seres vivos, alimentarse de materia orgánica en descomposición, o ser parásitos).

Según Ortega y Díaz, “la mayoría vive en agua dulce o salada, en ambientes húmedos, en el suelo, en materia orgánica en descomposición y otros parasitan a otros seres vivos”

Los seres de este Reino se clasifican en: Protozoa, Chrysophyta y Pyrrophyta.

  • Los Protozoa se clasifican según su medio de locomoción, en:

  • Mastigóforos: se impulsan por medio de un flagelo, parecido a un látigo.

  • Sarcodinos: sus células son individuales y cambian de forma mientras el ser vivo se desplaza; se caracterizan por tener pseudópodos (prolongaciones citoplasmáticas), por los cuales se mueven y también para tomar el alimento.

  • Ciliados: usan cilios para su locomoción, tienen al menos dos núcleos por célula

  • Esporzoarios: son parásitos, entre ellos están los agentes de algunas enfermedades graves, como el causante de la malaria.

  • Los Chrysophyta: son las diatomeas, algas doradas y algas amarillo verdosas.

  • Las diatomeas son seres cuyas paredes celulares están formadas por sílice y manganeso

  • Las algas mencionadas tienen sus paredes impregnadas de sílice.

  • Los Pyrrophyta son los dinoflageados, causantes de la marea roja en los océanos.


1. PROTOCTISTAS o PROTISTAS
2. Absorción, ingestión, fagocitosis, fotosíntesis
3. de eucariontes (genes fragmentados)
4. Oxígeno necesario
5. Asexual, con casos de meyosis y de fecundación
6. Membranas, Undulopodios
7. Movimientos intracelulares

1.HONGOS
2. Absorción
3. de eucariontes (genes fragmentados)
4. Oxígeno necesario
5. Fecundación
6. Haploides, Sin undulopodios, Dicariontes, Filamentos divididos, Esporas o hifas
7. Movimientos intracelulares, Meyosis

1.PLANTAE

2. Fotosíntesis
3. de eucariontes (genes fragmentados)
4. Oxígeno necesario, lo generan
5. Gametos masculinos, Fecundación
6. Fases diploides, Células muy diferenciadas, Semillas, Polen
7. Celulosa, Terpenos, Antocianinas

1. ANIMALIA
2. Ingestión, Fagocitosis
3. de eucariontes (genes fragmentados)
4. Oxígeno necesario, lo demandan
5. Ovulos y espermatozoides, cigoto.
6. Numerosos tejidos. Sin celulosa. Ciclo de la moneda de la energía (ADP-ATP)
7. Blástula, Gástrula, con undulopodios

Supongamos que entre los cinco reinos anotados, la vida "moderna" comenzara con el reino de los procariontes. Seguramente derivarían de ancestros con genes fragmentado que ya se extinguieron: parece demasiado poco probable que ya desde un principio los genes estuviesen prolijamente unificados en un solo mensaje sin fragmentos inertes o mudos en su interior. Esos ancestros poseyeron cierta maquinaria muy primitiva para recortar los fragmentos mudos y quedarse con la parte útil. Los procariontes modernos consiguieron escapar de la obligación de arrastrar esa maquinaria. Al irse omitiendo por error (error cuya consecuencia es un acierto más importante) la información inerte o muda, los procariontes modernos tienen su mensaje entero y no fragmentado.

Queda claro por qué no necesitan la maquinaria correctora que unifique los fragmentos: la evolución de la información ya evitó esos mismos fragmentos. Los eucariontes modernos, que son todos los seres vivientes restantes, tienen genes fragmentados, maquinaria para unificarlos en el momento del uso, cromosomas en el núcleo y tambien orgánulos como las mitocondrias y los cloroplastos.

Queda claro también que antes de la vida moderna hubo otra vida no demasiado distinta, pero muy extraña en algunas de sus características. Los biólogos encuentran aún hoy en día cuatro tipos de arqueobacterias que poco tiene que ver ni con los procariontes, ni con los eucariontes. Es sabido que la atmósfera terrestre primitiva carecía de oxígeno, que basicamente fue generado como gas O2 por la vida posterior. En ausencia de oxígeno gaseoso, la nutrición de esos procariontes seguía un esquema anaeróbico, que significa sin oxígeno. Sus alimentos eran las moléculas orgánicas sintetizadas por milenios de sol y de rayos eléctricos en una atmósfera primordial de gas metano, gas dióxido de carbono y gas amoníaco, entre otros. Los organismos primitivos no podrían ser autotróficos, esto es, sintetizantes de alimentos, dado que justamente los imaginamos primitivos, sin esas habilidades de alta complejidad. Es mucho pedirles que supiesen fotosintetizar desde el primer día en que aparecieron. Tendrían que ser heterótrofos, consumidores de alimentos de otro origen que no sea el propio, como lo son todos los organismos microscópicos (o no) que atacan a los alimentos que el hombre ha producido para su uso y que estima que le pertenecen. Consumían sobre todo las moléculas orgánicas ya disponibles.

Conclusión razonada: los microorganismos que hoy en día atacan a los alimentos del hombre heredan esa aptitud de los organismos más antiguos del planeta, que así han tenido tiempo para perfeccionar las habilidades inherentes a su oficio.

TEORIA DE TAYLOR Y DOXON

La otra interpretación asegura que en el origen de los eucariontes, alguna membrana llena de enzimas de alguna bacteria muy primitiva protoeucarionte (esto significa previa a la eucarionte) con los genes fragmentados originales la que sirvió de base para las nuevas y excelentes células eucariontes. Ella encontró cómo arreglarselas con el oxígeno letal y arrugándose y separándose del resto de las membranas, originó mitocondrias, segun la hipótesis no-simbiótica. La mitocondria es capaz de respirar por un particular sistema de citocromos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada